Estamos trabajando en ello. Esa expresión del mandamás está ahora en boca de nadie, pero ellos están trabajando en eso que ven>: amparar para que no decaída lo erguido, y en erigir de la llaneza lo empinguruchado. A veces sería mejor no trabajar en nada y dejar las cosas como estaban y en otras urge ponerse manos a la obra. Todo depende de con qué ojos se mira, y sobre todo, cuando se mira, de qué se ve. Los cometiempos, los desesperados encontrarán su descubrimiento o su asalto. Alguien entrará y saldrá por esas puertas y esos balcones el día que todo acabe, y no haga falta nadie que esté ‘trabajando en ello’.