La Virgen de La Cabeza no volverá a su monte

Una de las fiestas religiosas más populares de Almería -junto a otras de septiembre como el Cristo de Bacares o el de La Luz en Bacares y Dalías respectivamente-, la devoción mariana hacia la Virgen de la Cabeza que ha tenido sus disputas siempre entre Benizalón y Uleila del Campo, la imgen a cuyo manto se engarzan en su día billetes grandes y chicos de Euro, no volverá a su ermita del monte de Monteagud, donde se dice se apareció a una gitana hace más de tres siglos.
El sacerdote tijoleño Manuel Pozo Oller, rector del Santuario Diocesano de Nuestra Señora de la Cabeza ha emitido un escrito para anunciar a los fieles y a toda la sociedad la suspensión de los actos tradicionales en honor a la Virgen de la Cabeza que se iban a celebrar el segundo fin de semana de septiembre.
En la misiva el sacerdote asegura que “después de escuchar a las autoridades sanitarias e instituciones competentes y dadas las extraordinarias circunstancias en las que nos hallamos, con mucho dolor nos vemos obligados a suspender la romería en honor de Nuestra Señora de la Cabeza prevista para el sábado 12 de septiembre, fiesta del Dulce Nombre de María”.
La suspensión de la romería afecta tanto a la acogida de peregrinos que año tras año han acudido en autocares desde todos los puntos de la provincia, haciendo el ascenso a pie, otros de rodillas, algunos a rastras, según sus promesas hasta el novísimo santuario que se estrenó el pasado año tras las suscripciones populares para sustituir al viejo edificio, donde se alberga e camarín de la imagen de la Virgen de la Cabeza que es todo logro de peregrino, llegar pasar ante ella y tras su manto.
Abundando en lo inconveniente por el Covid-19 de celebrar esta actividad de cultor litúrgico, en la misiva se detalla que la angostura de los caminos y veredas de acceso al santuario hacen muy difícil evitar las aglomeraciones y el cumplimiento de los mínimos requisitos sanitarios obligados por la ley.

La decisión municipal

Ante las circunstancias de ser fiesta local en Benizalón, cabe destacar que la decisión municipal de suspender sus fiestas patronales ya se anticipó en un pleno del pasado mes de julio, lo que como fiesta propiamente religiosa ha sido suspendida ahora por el Obispado de Almería tras mantener varias reuniones con la Hermandad de la Virgen de la Cabeza y el propio Ayuntamiento. El alcalde, Emilio Cid, ha declarado que ve “lógica y razonable” la suspensión “para no poner en riesgo la salud pública de miles de personas que se congregan en el cerro de Monteagud para venerar a la Virgen de la Cabeza”.
No obstante los oficios religiosos para honrar a la imagen mariana se sucederán con misas para los domingos segundo y cuarto de cada mes, dando comienzo a partir del día 27 de septiembre a las 11 horas. Misas que tienen por objeto facilitar de un modo ordenado y seguro la visita de los peregrinos a la Virgen, y atender las intenciones y promesas de los fieles cumpliendo estrictamente con las normativas sanitarias vigentes, dándose la posibilidad a su vez a los devotas a que vayan en grupos organizados, tanto de parroquias como de distintas asociaciones, que soliciten una visita al lugar sagrado siempre y cuando lo comuniquen con la debida antelación.