Anunciaba desde el miércoles en su Facebook la empresa de comida casera para llevar autóctona y más conocida de Almería y con mayor trayectoria que cerraba hasta que pasara la alarma sanitaria.
A Comidas La Juaida le han seguido otras empresas del sector también con años de trayectoria, porque la Crisis del Coronavirus, el acopio de los días previos, el Estado de Alarma, las nulas reuniones familiares grandes y de amigos, la pérdida del trabajo y el ejercitarlo desde casa han hecho que ‘la gente se apañe’.
Juan Martínez, gerente de Pizza Vega, una empresa que vendía en tienda y tenía una importante flota de repartidores asegura a Ondeando que en la primera semana, ya cotejadas las ventas, han caído hasta un 70% y que en esta segunda semana iniciada para su negocio el sábado parece recuperarse un diez por ciento.
Curro de Comidas y Pan Casero Casa Padi, ubicado en Paco Aquino, asegura que en la primera semana han caído las ventas un 40% y que en su caso el reforzador de hacer pan con masa madre y fermentación lenta, además de exquisiteces de repostería le mantienen aún.
En una semana aparejada a la ruina de la hostelería clásica de alterne, la de las comidas caseras y para llevar ha venido a mostrar una cara fea, tan fea que suponen más del 55% del titular  las pérididas, al haber cerrado totalmente varios del gremio, y ver en estos primeros días los cocineros y vendedores en activo cómo caen los encargos y los retiros de vitrina, lo que esperan mejore conforme sea ‘norma’ el estado de confinamiento.
Curro Serrano continúa diciendo que en la rebaja de ventas hay una evidencia clara:   los de diario, que ahora en lugar de retirar cada jornada lo hacen cada dos días, en su caso entiende le han afectado los centros de trabajo de su derredor: los negocios cerrados y las oficinas con funcionarios hoy confinados en casa, también un tanto las personas mayores que por miedo no salen de casa “también han entrado algunos clientes nuevos, pocos, un uno o dos por ciento, pero algo es algo”, en eso mismo coincide el gerente de la pizzería frente al Parque de Las Familias, pero mucho más aumentado, “un 65% de los pedidos a domicilio son de clientes nuevos, debido a que hay muchos establecimientos que están cerrados y porque las empresas de servicio a domicilio son bien pocas”, también Juan piensa que hay clientes clásicos que piensan que su establecimiento está cerrado
Casi todas las franquicias de comida han apagado cocinas en Almería, a algunas se les ha echado el ERTE que pretendían para atrás, nuestros dos consultados también se han visto obligados a hacerlo y a convertirse sus gerentes en personas multiservicio.

Medidas

Las medidas, decretadas por el Gobierno también se han implementado, en Casa Padi solo hay un cliente por puesto: uno en pan y otro en vitrina, los repartidores de Pizza Vega llegan a las puertas de los peticionarios con un tpv portátil para no tocar dinero. Las comunes de protección se van implícitas.
Esta nueva realidad ha dejado una ciudad muy afectada, junto a La Juaida, Asador Sáez o Asador los Fogones de Huércal que se haya podido constatar están cerrados; McDonals ha cerrado sus restaurantes en Almería, Burguer King ha dejado un establecimiento e implementado servicio a domicilio, igual Telepizza.
Son muy pocos los bares tradicionales, un caso es Rincón Al Sur en Nueva Andalucía orientado su producción al servicio de comida a domicilio.
Nadie, de los que están trabajando en la actualidad en servir comida para consumir en casa (única opción que deja el Real Decreto que lo regula en este Estado de Alarma) sabe cómo sortear las grandes dificultades a medio plazo “esto cambia día a día, solo hemos quedado las pequeñas empresas”, asegura Juan, quien desde Pizza Vega decidió uno de los días enviar pizzas hechas al Albergue Municipal. Concluye que “en adelante no sabemos como será, esto es incertidumbre todos los días”.
En situación absolutamente incierta, unido a la hostelería clásica que ha efectuado sus ERTES en la mayoría de los casos tras el cierre del sábado 14, los proveedores se ven con pagarés colgados y dificultades de venta en la línea de hostelería, no así en comercio minorista pues la gente ha acopiado. Desde Huevos Kilómetro 21 se asegura a Ondeando que las ventas perdidas en hostelería se compensan con las tiendas de conveniencia, pero el sector de la comida hecha ha entrado en un túnel al que no se ve la luz a estas alturas del confinamiento, al que si no contradice el Congreso este miércoles a Pedro Sánchez, le queda hasta el 11 de abril, y con todo sigue habiendo quienes ‘cocinan por ti’.