Ramos de flores testimonian en el escalón de ‘El Portón de la Bahía’ las honras fúnebres por el presidente de ASHAL

Medio centenar de compañeros de la hostelería de Almería, agrupados de ASHAL (la asociación profesional) se presentaron a media tarde en un acto de honras fúnebres por la repentina muerte de Diego García Molina, presidente del colectivo acaecida el miércoles 10.
Tras un minuto de silencio, solicitado por los directivos y la sempiterna Isabel de Juan, gerente del colectivo, se fueron depositando ramos de flores en el escalón que da acceso al establecimiento ‘El Portón de la Bahía’ el bar restaurante que creó hace tres lustros Diego, una vez independizado del Restaurante Building, que a veinte pasos, regentaban sus padres en el Paseo Marítimo de Almería, que aún pervive en funcionamiento, y donde aprendió el oficio.
La muestra pública de reconocimiento y dolor ha sucedido a un gran número de muestras populares a través de distintos medios y redes sociales desde primera hora de la mañana del jueves 11 de febrero, cuando corrió como la pólvora su recién fallecimiento.
A las muestras populares y profesionales se unen la de los políticos de Almería, el presidente de la Diputación fue presuroso en la mañana al destapar públicamente la noticia y detallar que: «Diego García ha sido un firme defensor del sector de la hostelería almeriense y de todos sus valores. Ha dado voz a este colectivo en sus reivindicaciones y de forma especial en la crisis sanitaria provocada por el coronavirus»; a lo que el alcalde de Almería también en nota institucional destaca que «fue un pilar fundamental en la consecución primero, y desarrollo, después, de Almería Capital Española de la Gastronomía». El grupo municipal de PSOE también ha mostrado su consternación por el luctuoso hecho.