La Asociación de Amigos de la Alcazaba espera que el proyecto aprobado corone la «joya de la corona de nuestro patrimonio»

Un gran ‘jardín mediterráneo’ de 42.000 m² de superficie es lo que se hará en el Parque de la Hoya, el espacio que queda con restos arqueológicos en el subsuelo  ante las murallas de la ciudad y que para su ejecución como lugar tomado para el paseo y disfrute de los ciudadanos autóctonos y visitantes, se desarrollará con una inversión de 3.666.321,59 €.
El enclave se convertirá en poco más de año y medio en un nuevo uso y disfrute, según estima el Ayuntamiento en la aprobación de la Junta de Gobierno Local, al proyecto redactado por los arquitectos Vicente Manuel Morales Garoffolo y Juan Antonio Sánchez Muñoz, quienes en meses pasados explicaron su proyecto a la Asociación Amigos de la Alcazaba, garante de la supervisión de la conservación del patrimonio, que ante esta aprobación ha comunicado que: «El espacio que forma el Conjunto Monumental de la Alcazaba, la Hoya con la muralla de Jayrán y las murallas del Cerro de San Cristóbal, es la ‘Joya’ de la corona del patrimonio almeriense . Un espacio milenario que debe ser tratado con una extraordinaria sensibilidad».
La concejala de Urbanismo e Infraestructuras, Ana Martínez Labella, destacó tras la aprobación del presupuesto de la importancia que esta actuación tendrá “como parte del proceso de recuperación del Casco Histórico y de la puesta en valor de un enclave patrimonial y medioambiental de un valor excepcional”.
Seguido a esto se ha realizado el concurso para la licitación de obras al que han concurrido las empresas UTE Albaida-Tecopsa, UTE Napal-Vialterra, UTE Trafisa-José María Mendoza, UTE Jarquil-Copsa, Hormacesa, UTE Seranco-Halstein, UTE Licuas-Parra, UTE Fircosa-Opr, UTE Hormigones Martinez-Padelsa, UTE Tejera-Montajes Portillo.
El espacio comprendido entre la Muralla de Jayrán, los cerros que encumbran La Alcazaba y San Cristóbal, supondrán la recuperación ambiental, paisajistica y patrimonial más importante que se haya acometido en la ciudad y que supondrá un antes y un después para la zona, según nota oficial del ayuntamiento capitalino.
La responsable municipal del área de Urbanismo ha destacado la “ilusión” con la que se aborda este proyecto, “anhelado por la ciudad desde hace varias corporaciones y que ahora, por fin, va a ver la luz dentro del compromiso asumido por un equipo de gobierno y por un alcalde, Ramón Fernández-Pacheco, que se ha fijado como prioridad absoluta la recuperación de nuestro Casco Histórico”.
Muy en detalle, los arquitectos autores del proyecto han diseccionado su obra planteada como una apuesta por una restauración paisajística con la vocación de ofrecer un espacio libre para el disfrute ciudadano, encontrando en la zona la mejor materia prima para el diseño de este espacio. Entienden los responsables del estudio KAUH arquitectura y paisajismo que “el proyecto está en el lugar, en los espacios, preexistencias materiales y testigos documentales que narran la evolución de este singular paisaje. La acción se fundamenta en desvelarlos”, ha explicado uno de los autores del proyecto, Juan Antonio Sánchez.
En su conjunto, la intervención, desde el máximo respeto al lugar y convirtiendo este en el leitmotiv del proyecto, pone a disposición de la ciudadanía un gran espacio unitario en el que poder descubrir y disfrutar de los elementos patrimoniales, vegetales y culturales, donde pasear, estar, contemplar, descansar, jugar, estudiar, aprender, atender a actividades pedagógicas, de ocio y culturales… en definitiva sentirse inspirado por el singular enclave y paisaje de la Hoya, un espacio que empieza a “revertirse” y que, mil años después, será objeto de la primera intervención pública.
Esta intervención y su ambicioso presupuesto se debe a la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado, Almería Ciudad Abierta, cofinanciada en un 80% por el Fondo Europeo de Desarrolo Regional (FEDER), en el marco del programa operativo pluriregional de España 2014-2020. Las obras que conforman este proyecto se han licitado por un importe total de 3.666.321,59 euros y tendrán un plazo de ejecución de catorce meses.
El proyecto, redactado por los arquitectos Vicente Manuel Morales Garoffolo y Juan Antonio Sánchez Muñoz, viene a dar continuidad al conjunto de actuaciones contendidas en el Plan Alcazaba-La Hoya-San Cristóbal.

Algarrobos, ventisco o pencas

Aspectos relevantes de esta actuación serán la restauración paisajística de las laderas de la Alcazaba y de San Cristóbal con especies vegetales autóctonas, ya que la apuesta por la intervención paisajística se recoge en los más de 25.000 m2 de zona de plantación y restauración medioambiental, superficie que albergará más de un centenar de especies diferentes, con predominio de especies autóctonas (matorral, arbustos y herbáceas, entre otros: arto negro, lentisco, algarrobo, palmito, esparto, jarilla, espino negro, mata conejera, arto blanco…) y la recuperación puntual de chumberas, como parte de la imagen cultural de La Alcazaba.
Con el proyecto vendrán a recuperarse también paratas, balates y el sistema de riego del antiguo cortijo que se ubicaba en la ladera de San Cristóbal, incluyendo la restauración y puesta en uso de la alberca alta y la alberca baja existentes, la creación de paseos, itinerarios y zonas estanciales, y la plantación de vegetación, incluidos árboles de tradición hortícola (cítricos, granados, higueras, azofaifos, morera, almendros, membrilleros…). El sistema principal del riego será tipo acequia, aunque se ha incluido una zona de parterres de cítricos con posibilidad de riego tradicional a manta.
La cultura del agua, como patrimonio de Almería, se convierte en otros de los motivos principales de este espacio según recoge el proyecto. Con su frescor y sonoridad atraerá a avifauna, mariposas y especies polinizadoras. Seguir y descubrir la red de agua y descansar en las zonas estanciales asociadas a esta será otro de los recorridos principales de este espacio.
Jardines Mediterráneos de La Hoya contarán con pavimiento de terrizo estabilizado con cal, en una superficie que rondará casi los 9.000 m², y pequeño adoquín irregular de piedra caliza, en una superficie aproximada de 1.200 m². La actuación, de acuerdo al proyecto hoy aprobado, vendrá a completarse con una red de alumbrado adecuada al entorno (262 unidades de balizas bajas) y la dotación de mobiliario, como bancos (63) y papeleras (22), además de la necesaria señalización de lugares, elementos y especies vegetales de interés