Usted podría preguntarse que ¿a dónde van? pero sería una pregunta tonta, decía el cantante aquel mexicano, ¿cómo era? ¡Puff! (el calor que desactiva la banca electrónica y mis neuronas). Decía el cantante mexicano Juan Gabriel: «lo que es evidente, no se pregunta». Entonces está claro: esa chica precedida por ese tío de uniforme va a hacer un pequeño derrape que no llegará a ser un trompo, que estos los hacía El Vaquilla ¿se acuerdan de él?.., pues eso, con este coche sin carrocería llegará para la gracia de la joven ese derrapillo o culea, sin ‘descarrilar’. Lo otro que es evidente, no se hagan los tontos, es que toda esa masa roja de plástico que contiene envases de cristal se dirige a la factoría de la lejía a refrescarse un poco y a recibir un enjuague para volver a ser etiquetados y contener, para estos próximos días: sus burbujas, lo que ustedes creen que es ‘la chispa de la vida’ eso que le dijeron un día por la tele, y ustedes que son: políticamente correctos, como la niña y el señor uniformado, creyeron. Otros creen otras cosas. Juan Gabriel el mexicano ese que no sale ya por la tele, pero en el que hemos caído cantaba a grito pelao: «Abrázame que el tiempo pasa y él nunca perdona / ha hecho estragos en mi gente como en mi persona», y otras cosas tan interesantes que no se puede perder el verano. Este verano de botellines, cochecitos y cantantes que hace tanto no vivía así, usted ni nadie. ‘La chispa de la vida’, ¿recuerda?