La Biblioteca José María Artero, un año después de haber acabado su obra, con la apertura inicial de las salas de estudio y lectura, ya ha abierto a pleno en este mes de octubre con un total de 10.000 libros físicos de los 15.000 que alcanzará hacia la primavera 2020. El establecimiento cultural que se ocupa en el antiguo Cuartel de la Policía Local cuenta con 295 puestos de lectura y abre sus puertas dentro de la rede de bibliotecas municipales (hay cuatro en los barrios) por lo que recibe el sobrenombre de Biblioteca Central, tiene el objetivo de ser una biblioteca diferente, más moderna, y a la que no solo se acude a leer sino también a aprender y disfrutar.
Junto al grueso de libros con que se funda cuenta con 1.500 recursos audiovisuales; 25 revistas en papel y 40 en digital. Lo que se irá ampliando, ademas de con libros físicos con 6.500 libros en digital; 2.050 recursos audiovisuales; 200 revistas en papel y 200 en digital.
Juan Luis Mena Andrés, jefe de sección de bibliotecas del Ayuntamiento de Almería, hizo de guía a la primera visita, asegurando que “se sale del modelo de biblioteca habitual”, repartiéndose el edificio en el ala izquierda formada por las salas de estudio ya en marcha y salas de trabajo en grupo que solamente se podrán usar bajo reserva, y la derecha, en la que “no habrá un silencio absoluto” ya que aquí se busca fomentar la creación y el disfrute.
Desde la entrada el visitante que se encuentran la sala de autopréstamo de libros cuyo procedimiento consiste en pasar por un scanner el carnet de bibliotecas de Andalucía y el libro deseado. El siguiente punto del recorrido es la zona de autopréstamo de dispositivos digitales (portátiles, tablets y auriculares) que puede realizar con el mismo carnet y un código de seguridad personal que le entregan en el mostrador permitiéndole su uso durante cuatro horas. Destacaban desde el Ayuntamiento que es la primera biblioteca pública en contar con este servicio.
Las salas infantiles que constan de bebeteca presidida por ‘Tintero’ un gracioso calamar que hace las veces de mascota de la biblioteca, y una gran sala infantil de 4 a 8 años dividido en diferentes fases por edades.
En las cercanías de la zona infantil están la sala de publicaciones periódicas y los propios periódicos, y al fondo una gran colección de comics y la sala maker. Esta sala es una de las grandes novedades de este espacio ya que en ella se pretende acercar a la cultura digital e inmersión en la robótica, la electrónica, el software y hardware libres… Además, cuenta con una impresora digital 3D, y un espacio para la programación de arduinos, makeblocks o sensores. Pegado se encuentra una zona para videojuegos y visionado de películas.
En la primera planta se distribuye la zona de autoedición y bibliografía de artes, y una importante discografía de vinilo llegada de una donación de Radio Popular. Además de unas amplias zonas de lectura en las que ayer estaban ultimándose la llegada de los últimos ejemplares.
La cafetería aún no ha salido a concesión administrativa y en la planta sótano se encuentra el archivo. El horario habitual será de 8.00 a 24.00 horas, aunque ya en la época pasada de exámenes universitarios ha abierto también toda la noche, lo que se supone proseguirá para atender a esas circunstancias.