Salen solas, en el ámbito apacible, a la sombra, en el momento en que la prisa no aprieta, con la soltura de casi siempre porque son la manera de dar forma a lo que vamos albergando. Las palabras con medidas ante el hálito de la dicción y sin ellas, sin medidas. En la distancia corta, que en algunos casos ha dispuesto la ‘normativa vigente’, que también dispone a cualquiera en los momentos de consumo donde se intercambian construcciones de frases, combinados de alcoholes y vistas al mar. Conversar es versar sobre nosotros, ellos y ellas mismos y mismas. Los vehículos esperan para echar a andar, no tienen mas necesidades, lo harán cuando lo decidan los seres concursantes, haciendo ruido o con su rastrear casi silente. Será el final de todo lo que ahora se trama bi o multi direccional.