El actual arzobispo de Rabat nació en Vélez-Rubio y pertenece a la Orden Salesiana

El almeriense Cristóbal López Romero, miembro de la comunidad salesiana, ordenado sacerdote en 1974 y nombrado arzobispo de Rabat en el pasado 2017 entrará a formar parte del Colegio Cardenalicio de roma este día 5 de octubre junto a doce prelados más en un ascenso que el Papa Francisco ha determinado tras su visita a Marruecos y que le coloca en liza como papable ante un próximo cónclave al encontrarse entre los diez nuevos cardenales menores de ochenta años.

Entre Latinoamérica y Marruecos

López Romero (Vélez-Rubio 2952) que aparte de teólogo es periodista, inició su vocación salesiana (cuyo carisma es la enseñanza especialmente de oficios) en el colegio de Barcelona, donde emigró desde Vélez-Rubio con su familia de niño. Tras ordenarse sacerdote y ejercer en la península en 1984 emigró a Paraguay donde estuvo durante 18 años de sacerdocio y distintos cargos nacionales en la orden religiosa a que pertenece, para acoger el destino de la escuela profesional Don Bosco de Kenitra entre los años 2003 y 2010.
Entre 2011 y 2014 fue provincial salesiano de Bolívia, pasando en 2014 como provincial de la inspectoría salesiana María Auxiliadora con sede en Sevilla, y ya en diciembre de 2017 fue nombrado arzobispo de Rabat, por el propio Papa Francisco.
En recientes declaraciones a la agencia EurpaPress asegura  monseñor López Romero que su nuevo nombramiento dentro del Colegio Cardenalicio, compuesto por 227 miembros: «no es un ascenso más» y entiende que su nombramiento por parte del Papa Francisco supone «dar coraje» a las iglesias del norte de África y para «reforzar el diálogo islamocristiano». En este sentido cabe destacar que también será nombrado miembro del consejo cardenalicio Miguel Ángel Ayuso, presidente del Ponticio Consejo para el Diálogo Interreligioso y uno de los mayores expertos en el Islam, nombrándose también a Ignatius Suharyo, arzobispo de Yakarta (Indonesia), el país con mayor número de musulmanes del mundo. Entre los latinoamericanos ascienden Juan de la Caridad García, arzobispo de La Habana y Álvaro Ramazzinni, obispo de Huehuetenango (Guatemala).
Este Consistorio para la creación de nuevos cardenales en el Vaticano lo anunció el Papa Bergoglio por sorpresa el pasado domingo 1 de septiembre tras el rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro de Roma.