El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha aprobado el decreto por el que se acuerda la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural, bajo la tipología de Monumento, el acueducto de Carcauz en Felix y Vícar.
En un único expediente de protección se incluyen diversos elementos arquitectónicos que están a lo largo del recorrido del conocido acueducto como el arco de los Poyos, el Puente por Rematar, el acueducto de los Veinte Ojos o la balsa del Molino.
El acueducto de Carcauz es un complejo hidráulico romano situado en la vertiente meridional de la Sierra de Gádor creado para transportar el agua desde los afloramientos de las partes altas del macizo montañoso hasta la llanura costera del Campo de Dalías.
Para el alcalde de Vícar, principal promotor de esta iniciativa, “Vícar cuenta con una incalculable singularidad, por el hecho específico de de ser cuna de civilizaciones, donde las culturas argárica, fenicia, musulmana, y por supuesto la romana, han dejado su valiosa huella a su paso por Vícar, un patrimonio que estamos obligados a preservar”.
El proceso se inició a principios de 2021, dando curso al acuerdo de la Corporación municipal, adoptado en Pleno, en diciembre del año anterior, atendiendo a una propuesta del alcalde vicario, Antonio Boniila. Un acuerdo que se adoptó por unanimidad y que va a suponer una vez aprobada su declaración como BIC, la salvaguarda definitiva del complejo, y su tutela jurídico-administrativa, además de contribuir al conocimiento y divulgación de uno de los conjuntos hidráulicos mejor conservados de la Península Ibérica. Del mismo modo, la citada declaración permitirá igualmente acceder a posibles ayudas que contribuyan a su mejor conservación como uno de los sistemas de regadío más representativos y singulares del territorio semiárido almeriense.
El conjunto hidráulico de Vícar, ubicado en la falda sur de la Sierra de Gádor, en el entorno de en el entorno del Peñón de Bernal y la Fuente del Tartel, está compuesto por una serie de puentes, diques, cisternas, muros, embalses, molinos y canales por donde discurre el agua. La construcción del sistema responde a la necesidad de riego para una importante superficie de campo, con otros usos complementarios del agua a la actividad agrícola, como la aportación de energía a molinos.
Entre los elementos destacan la Balsa del Molino, un gran estanque que servía como depósito para el agua y que aportaba la energía necesaria para mover los molinos de Casablanca; el ‘Acueducto de los Veinte Ojos’, uno de más importantes de la Península Ibérica y que destaca por sus significativas proporciones, unos cuarenta metros de anchura y diez metros de altura, y cuya época exacta de construcción se desconoce, aunque resulta evidente que se trata de una construcción de tecnología romana.
El acueducto ‘Por Rematar’ es una obra inconclusa, aunque de gran belleza y originalidad, con tres esbeltos arcos y diez pilares de planta rectangular, sobre los que se proyectaba continuar la construcción, y el arco o puente de ‘Los Poyos’, son otros de los elementos a destacar de este conjunto declarado Bien de Interés Cultural, cuya particular ubicación ofrece al mismo tiempo lugares repletos de sorpresas para los amantes del deporte al aire libre, junto con un extraordinario patrimonio histórico, cultural y arqueológico, al que se ha incorporado ahora también la calzada romana del siglo I, que está siendo puesta en valor como un aliciente más para visitar el municipio. En este sentido, desde el Ayuntamiento de Vícar se viene trabajando en la promoción de estos enclaves que forman parte del patrimonio municipal, incluyendo los mismos en diversas actividades, especialmente de índole deportivo.