Almería tiene según el último padrón un total de 709.340 habitantes entre los 103 municipios que la integran, de los cuales 348.021 son mujeres y 361.319 son hombres, una realidad numérica que no evidencia la realidad social, que ha cambiado en los últimos 30 años lo que tiene un componente claro en la emigración económica, fundamentalmente del norte de África o Rumanía y que en atrae a hombres jóvenes. No en vano otra realidad almeriense es que el 21,3% de los contratos de trabajo corresponden a inmigrantes.
Este cambio poblacional, hace que las uniones amorosas y sexuales hayan hecho que el 36,7% de los niños almerienses tengan al menos uno de sus padres (padre o madre) extranjero o extranjera. Así, la interculturalidad, el gran mantra de la nueva Almería que se ve en el día a día de muchos barrios y pueblos, especialmente en el Poniente es una realidad palmaria que debe enriquecernos.
Los datos del último trimestre de 2018, el último cotejado por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, dan este porcentaje de más de un tercio de bebés ‘mixtos’ donde además se refiere que el numero de niños nacidos en ese periodo de progenitores extranjeros residentes en Almería supone 500 niños y niñas del total de 1.702 nacimientos, también casi un tercio.
Almería es la primera provincia de España con mayor número de nacidos de matrimonios con distinto acento, seguida de Málaga, que en el periodo que se refiere ha visto alumbrar como nuevos habitantes a 25,1% de niños y niñas con apellidos no típicamente españoles.
Sin embargo es por Levante donde se encuentra la provincia con más inmigrantes empadronados, adelantando a Almería, se trata de Alicante con un 19% de población inmigrante, cuando en Almería supone el 18,7% según el Instituto Nacional de Estadística, que refiere que en toda España la presencia de inmigrates supone un 9,5% y en el total de las ocho provincias andaluzas suponen un 7,5% de la población.
La realidad educativa y social, que se ha venido asentando década tras década especialmente con la presencia de inmigrantes marroquíes y sudamericanos, hace que 9.501 niños de 0 a 4 años que habitan en este 2019 en Almería sean extranjeros, de un total de 29.165 niños de esa edad. Una proporción que se repite en los alumnos que se cuentan entre los de Primaria, hasta los 9 años, donde de los 42.203 infantes que cursan este nivel, 8.455 son de padres extranjeros; y en el caso de preadolescentes y alumnos a caballo entre Primaria y Secundaria, hasta los 14 años, se evidencia que de los 40.449 chicos y chicas 5.733 han nacido de extranjeros.
Esta radiografía de niños y niñas que habitan, viven, estudian y juegan juntos en Almería, suministrada por el Instituo Nacional de Estadística, evidencia en un espacio de catorce años dos datos irrefutables: que los nacimientos van a la baja quinquenio tras quinquenio, y que el porcentaje de niños con padres no españoles va progresivamente en aumento. Además de que en todo caso nacen más varones que hembras, aunque en la población general de España viven más mujeres que hombres.
Sin embargo la pirámide vegetativa en la provincia, y gracias a esta circunstancia de los hijos de inmigrantes, es positiva, ya que en los últimos años se dan unos cuatrocientos más nacimientos que defunciones, contrariando la circunstancia de otros muchos lugares de España. Siendo común a todas las latitudes el que las mujeres viven más años que los hombres, casi dos años más.
Menos casamientos
Desde una visión de todo el país, en el año 2017, el último estudio con datos recogidos, se produjeron 173.626 matrimonios, algo menos que el año anterior, de ellos 144.910 son de españoles con españoles y 24.293 de españoles con extranjeros, lo que subió casi un 5% más que el año anterior, igual que el de ambos cónyugues extrajeros, que fueron 4.423 del total de matrimonios celebrados
En cuanto al sexo de los contrayentes, la inmensa mayoría 168.989 eran de distinto sexo y con sus integrantes del mismo sexo se celebraron 4.637 matrimonios. En todo caso y con los datos de la provincia de Almería, referidos al primer semestre de 2018, se detecta que hay un 5,7% menos matrimonios que en el mismo periodo del año anterior, tendencia que se repite en toda España.
En cuanto al número de hijos la realidad apunta desde la última década, desde que llegó la crisis, a que se engendra 1,31 hijos por mujer (a la cola de la Unión Europea). Como datos totales en el año 2017 llegaron 393.181 españoles nuevos de los cuales 190.703 fueron niñas y 202.478 niños (lo que sigue la tendencia) siendo 76.060 paridos por madre extranjera, más de un tercio.
Las mujeres españolas cada vez atrasan más su edad de maternidad siendo la edad media de más de 30 años y siendo también España el país donde más madres primerizas han tomado esta decisión después de haber cumplido los 40 años, las de edad más avanzada de todo el continente europeo, según datos del Eurostat.
En Almería, los partos en general van a la baja, pese también a la cantidad de (por motivo de dificultades de fertilidad) mujeres que se ponen en tramiento de ovulación e inseminación artificial, lo que viene dando como resultado, cuando cuaja, partos múltiples, que también se han disparado en los últimos años.
En 2018 hubo en total en la capital de Almería 110 nacimientos menos que en 2017 con 2.852, en el Hospital de Poniente, los dos últimos años el número de nacimientos ronda los 2.600 y en el de la Inmaculada de Huércal-Overa el número es bastante inferior a los 2.000.
Con todo la edad media de los almerienses es de 40 años, cuando la media de España está en los 43 años, según el Padrón Municipal de 2018.