Subía aquel día el rey moro
desde el Puerto a la Alcazaba
cuando se sentó a pensar
que cosa sería una “Dana”
y porqué en todos los medios
de información de ella hablaban.
Buscando en su diccionario
cien palabras encontrara:
cana, daga, danta, danza
dona, duna, mana, gana
dina, data, chanza y nana.
Mas ninguna era la suya,
la que el rey necesitaba
Pleno de inseguridad
a su astrólogo llamara
para que pusiera fin
a duda tan bien fundada.
El astrólogo, buen sabio
las estrellas consultara,
y no viendo nada en ellas,
a una “Te-Uve” llamara
donde la mujer del tiempo
siempre hablaba de las “Danas”.
La metereóloga hablóle
y le aclaró sin tardanza.
Es: “Una Aislada Depresión
que en las alturas se alcanza”
El buen rey, naturalmente
se nos quedó como estaba.
¡Vaya! se quedó en la inopia.
es decir… en la ignorancia.
Entonces aprovechando
las sapiencias de la sabia
que trabajaba en la tele
el rey volvió a preguntarla
Y… ¿de los volcanes? ¡Qué!
¿Se puede saber qué pasa
con el de la Cumbre Vieja
de la linda isla de Palma?
Lleva más de quince días
arrojando fuego y lava
y destruyendo a su paso
todo lo que a ver se alcanza.
¿Es por el cambio climático
lo del volcán y las danas?
Yo estoy sumido en un caos
contemplando estas desgracias.
No os preocupéis majestad,
contestó la mujer sabia
que todo tiene su nombre
y esto que os está pasando
la eco-ansiedad ya lo llaman
y se cura con pastillas
que venden en las farmacias.
Y el buen rey fuese muy triste
camino de la Alcazaba.

Alicaído (El Morisco Deprimido)