Romancillo de Diciembre
Andaba aquel día el rey moro
por la de Purchena plaza
llamada por otras gentes
‘puerta’ sin mas algarazas.
Incluso un edil pretende
cambiarle el nombre y llamarla
‘Plaza de Jairam el noble’,
un emir que aquí mandara.
Cuando vió un escaparate
en que un libro se mostraba.
‘Obras de Mijail Bakunin’
en su titulo rezaba.
Y el rey exclamó contento
¡Caramba lo que buscaba!
Y se compró un ejemplar,
leyóse unas cuantas páginas
en las que unos pensamientos
en alta voz proclamaban:
“Es la libertad de todos
esencial para mi causa”…
“El anarquismo propone
la rebelión de las masas “…
“Ni patria, ni dios, ni rey”…
Y otras frases lapidarias.
Quedóse el buen rey pensando
si un caso no equivocara
por titulo el contenido,
pues aquello que el buscaba
era saber qué vacunas
eran las mas indicadas
para ponerse en enero
contra este virus que mata:
si la Pfizer, la Moderna,
la china o la americana.
No supo el rey encontrar
sobre las vacunas nada
por ser el libro anarquista
de pensamientos y causas.
Y al reflexionar se dijo:
¿Como ha podido pasar
que yo este libro comprara?
Llegando a esta conclusión:
Si no nos colonizaran
con tanto ingles a diario
como las teles nos lanzan:
Casting, Mail, Boom,
Play, Halloween,
Fake, Black Friday, y otras tantas
no me hubiera confundido
de manera tan extraña.
Y maldiciendo al Mac-Donal
se fue para La Alcazaba.

Alicaído (El morisco deprimido)