La sede del CAF se llena de curiosos y fans del cineasta manchego

El directo de cine de Calzada de Calatrava Pedro Almodóvar acudió a la sede del Centro Andaluz de Fotografía (CAF) de Almería  junto al pintor Jorge Galindo, toledano, para inaugurar la exposición de la obra que a dos manos han realizado sobre lienzos de grandísimo formato, producción del propio CAF, primera de su director desde hace poco más de un año, Rafael Doctor, acto convertido en uno de los más mediáticos del centro, congregando a decenas de periodistas y más de un centenar de curiosos y seguidores del autor entre otras muchas películas de »La Flor de mi Secreto’.
La muestra, titulada ‘Flores de Periferia’, ha puesto a trabajar a los dos artistas sobre grandes lienzos en el suelo, como trabajaba el zaragozano Viola, o ha hecho en las últimas décadas el mallorquín Barceló. En el catálogo de la muestra Almodóvar, que firma un texto de presentación únicamente como Pedro, asevera que antes de llegar al estudio del pintor y amigo «estaba convencido de que no cogería ningún pincel, que mi colaboracíón se resumiría en las fotos que sirven de base a los cuadros». Una vez allí «cogí el pincel y mucho más, y una vez que tomé confianza me lancé de cuerpo entero sobre los cuadros porque vi que esa era la manera en que los pintaba Jorge». De ello hay muestra en un video en la antesala de la la sala AFAL (en la primera planta), donde estará la muestra hasta el 29 de septiembre.
El director manchego fue el verdadero protagonista del acto inaugural de este viernes 28 de junio, junto al ministro de Cultura en funciones y almeriense, José Guirao; de hecho el cineasta no esperaba la presencia de tan alto cargo, lo que le transmitió nada más encontrarse en la sala, donde ya esperaba el cineasta a la comitiva oficial :»¡No sabía que podrías venir!», fue el recibimiento de Pedro, y ya no soltaron la hebra de la conversación en toda la ronda por cada una de las veinticinco obras, obviando tras el saludo inicial al viceconsejero Alejandro Romero, a la delegada de Cultura, y al diputado del ramo, a la sazón Eloisa Cabrera y Antonio Jesús Rodríguez, y al propio partenaire en la confección de la obra: Jorge Galindo, que en todo el recorrido hizo algún apunte del proceso, que comenzó explicando a los políticos (llamativa la ausencia de munícipes de la capital).
Mucho público, fans de las películas de Almodóvar, se apostaba en la calle Pintor Díaz Molina para saludar, fotografiarse y pedirle autógrafos en carteles y los materiales más variados al laureado cineasta español. A todos los atendió pero en su debido momento, pues al contrario de lo que esperaba la gente, estaba en la sala desde casi dos horas antes atendiendo a los medios que habían concertado entrevista, quedando muy decepcionados los presentes cuando en el coche donde parecía iba a aparecer el Almodóvar, apareció el ministro.

Paseo ante la obra

Pedro no hizo ninguna mención al gran público congregado, tampoco el coautor de ‘Flores de Periferia’, Jorge Galindo, que en el lujoso catálogo que han pagado el CAF y la Editorial de la Universidad de Almería afirma,  en mención al oficio segundo de Almodóvar (que también fue cantante) y al deseo de ubicación de las obras de arte que: «El hecho de ampliar las fotos de Pedro, agitar su escala para pintarlas, tiene también sentido para mí por el formato ‘pantalla’. muy menudo me preguntan la razón por la cual pinto en tamaños tan grandes y siempre contesto lo mismo, un cuadro es grande en comparación con qué. Si lo comparas con la pared donde esta el sofá de tu casa sí es grande, pero si lo comparas con el muro de una catedral o con una pantalla de cine… entonces, no».
Toda la sala AFAL, la primera planta de la sede del centro, es la que acoge los 25 trabajos a medias proyección fotográfica y pulsión de pinceles y manos, muy coloristas, muy vivos, como se ha venido desarrollando la obra de Galindo; el mentor de la muestra, el desde hace poco más de un año director del centro, Rafael Doctor, que con esta muestra toma la rienda de promotor desde el centro que abandonó el fotoperiodista Pablo Juliá, asegura en el libro-catálogo en lo referido a Galindo: «El acto pictórico es en sí lo que define una amplísima trayectoria, en la que ha sido capaz de establecer la tensión entre el gesto puro y su conexión tanto con el soporte como con las imágenes que genera nuestra sociedad de consumo. Un artista a contracorriente en un mundo donde triunfa la idea y se arrincona la forma…»
Respecto a la intervención de Almodóvar, Doctor: «Ahora, tras haber iniciado hace un par de años una aventura en la Fresh Gallery de Madrid mostrando sus fotografías de bodegones, Pedro Almodóvar se acerca a Jorge Galindo y entre ambos plantean una aventura que es una acción y, por tanto una reflexión sobre el espacio del cuadro, para lo que parten de lo propiamente decorativo sin ningún tipo de complejos. Como Melissa Hindell, a ellos lo que les gusta es pintar flores y, como ella, lo gritan con orgullo».
El público, que tras saber que Almodóvar estaba en la sala ya fue subiendo,  iba persiguiendo con su mirada el pelo escaldado y aperlado de su cabeza, y apenas hacía caso a las obras que tienen dimensiones de 140×95 centímetros y las de 3×3 metros;  perseguí sus movimientos esperando la ocasión del autógrafo y la foto. Abajo se había preparado, como es habitual um picoteo y un vinito, muchos se quedaron. El director Rafael Doctor también, hubo momentos distendidos, graciosos, como el que abre el catálogo en palabras de la figura Melissa Hidel, personaje del creador sevillano Domínguez Guerra: «A partir de ahora a pintar flores ¡A tomar por culo!», y así un parto de 25 hijas  floridas y hermosas que están en la primera planta del CAF y que se podrá ver con detenimiento hasta final de verano cualquiera de ustedes y los que estuvieron allí el viernes 28 de junio, día del Sagrado Corazón de Jesús y Día Internacional del Orgullo LGTBI.

Luis G. Yepes