Muere Julio Alfredo Egea, y las letras almerienses quedan huérfanas

Ha muerto el gran padre de las letras almerienses, Julio Alfredo Egea, poeta, también creador de cuentos, pero sobre todo poeta. Ha fallecido en Granada, la ciudad que tanto quiso, aunque él nació en Chirivel en 1926 y ejercía de almeriense allá donde fuera.
El  decano de los poetas almerienses, y de los escritores en general, padeció hace unos días una caída, por lo que fue ingresado en el Hospital de Traumatología de Granada, donde le ha sobrevenido la muerte este domingo 23 de setiembre a primera hora de la mañana.
Autor de varias antologías poéticas propias, desde la primera en 1973, son unos treinta libros los editados bajo su firma, la mayoría de poesía, aunque también cultivó el cuento y el reportaje literario, destacan ‘Ancla enamorada’, ‘La calle’, ‘Museo’, ‘Valle de Todos’, ‘Nana para dormir muñecas’, ‘Cartas y noticias’, ‘Sala de espera’, ‘Los regresos’, ‘Desde Alborán navego’, entre otras. Querido, respetado, admirado y laureado con varios premios a nivel nacional y extranjero destacaban como rasgos personal y de su poesía su sentido de la justicia y su bondad.
Se licenció en derecho, opositó para notario, fue alcalde en la época de Franco de su pueblo natal, tuvo una granja de cerdos, pero la poesía fue siempre su constante motivo en la vida, junto al amor a su mujer e hijos, lo que mermó su ánimo cuando aquella faltó hace casi una década.
Andariego, curioso, y amigo aparte de escritores y poetas de muchos pintores,  era miembro de la Academia de las Buenas Letras de Granada.
En 2010 el Instituto de Estudios Almerienses editó su poesía completa en dos volúmenes. La plaza en que se encuentra la institución almeriense (que se remodela actualmente) lleva su nombre, el cual también entró en liza para la nueva biblioteca municipal que se abrirá en breve en Almería.
La familia informa que el velatorio por Julio Alfredo Egea se ha instalado en el Tanatorio de Chirivel hasta las 12.00 horas del lunes 24 de septiembre, en que será la misa de corpore in sepulto. D. E. P. el insigne poeta almeriense.

Luis G. Yepes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *