Las Canteras Califales declaradas Monumento

Las Canteras Califales de Almería, en la falda sur de Sierra de Gádor, al norte de la ciudad de Almería, en Pescadería, han sido calificadas en Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía como Bien de Interés Cultural con la categoría de monumento, inscribiéndose así en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como Bien de Interés Cultural. Estas explotaciones han cubierto las necesidades constructivas de la ciudad desde su propia fundación oficial por Abd al-Rahmân III en el siglo X hasta la expansión del XIX y principios del XX, saliendo de ellas desde piedras para la Alcazaba, hasta bloques para el encauzamiento de la Rambla.
El conjunto se extiende sobre una superficie de 140.972 metros cuadrados, en la que se encuentran 20 frentes de cantera y once canteras-cueva. Las dos primeras explotaciones, denominadas Cueva de las Palomas y El Covarrón, se abrieron en los cerros que rodean el barrio de La Chanca en los tiempos fundacionales de la ciudad islámica. Con su piedra se levantaron los muros de las atarazanas.
Entre las sucesivas ampliaciones destacaron las vinculadas a la conquista cristiana, con proyectos como la remodelación de la alcazaba o la catedral, y a las grandes obras públicas iniciadas a mediados del siglo XIX: el puerto, la estación de ferrocarril, las viviendas burguesas, el ayuntamiento, el Cementerio de San José, el mercado de abastos y el encauzamiento de la Rambla.
Las canteras, de gran valor paisajístico e histórico, presentan tres tipologías básicas: a cielo abierto mediante desmontes en taludes verticales; a cielo abierto con secciones de poca profundidad, y explotaciones en cantera-cueva, con desarrollo horizontal y orientadas a la extracción de bloques con características específicas. En todas ellas se observa que los trabajos han sido realizados con herramientas manuales.
Entre las canteras-cueva destaca la denominada de la Campsa, ubicada bajo el relieve del borde noroccidental del barrio de Pescadería. Con una superficie de 18.659 metros cuadrados y planta en forma de cruz, es la de mayores dimensiones y, al igual que la del Covarrón, se relaciona con los periodos constructivos iniciales de la Alcazaba.
Desde hace un lustro que se ‘redescubrieron’ han sido objeto de visitas y propuestas culturales-turísticas por parte de un grupo de vecinos de Pescadería haciéndolas llegar al público en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *