El Mesón Gitano abrirá en primavera

Se musealizará el barrio Andalusí que apareció, pero aún está por ver para qué se usan las cuevas

En una visita municipal a las obras del Mesón Gitano, obra polémica y estrella del Plan Urban 2013 de Almería, el alcalde de la ciudad, Ramón Fernández Pacheco, ha advertido que las instalaciones, cuya cubierta y terraza ya se ha utilizado para conciertos durante dos veranos, se abrirá al público, y se usará en su interior la próxima primavera de 2019.
Fernández-Pacheco anuncia la aprobación, en unos días, del proyecto de musealización para la puesta en valor de los restos arqueológicos completando una actuación que supera los 7 millones de euros
Tras la fase arqueológica,de catalogación y corrimiento y cubierta, al aparecer un ‘barrio’ musulmán del siglo XII, la puesta en marcha de su musealización tras las obras de adaptación interior del edificio que será el siguiente paso para poner en valor de los restos arqueológicos de la ciudad andalusí encontrados durante los trabajos realizados sobre esta zona.La licitación de esta última fase se hará en “unos días” según aseguró el primer edil, y la apertura del centro se hará para la próxima primavera como parte de “la oferta cultural y turística que ofrece la ciudad”.
Acompañado de la concejala de Fomento, Ana Martínez Labella, del arquitecto del proyecto, Ramón de Torres y responsables de la empresa que ha ejecutado el mismo, el alcalde ha felicitado la conclusión de estas obras, significando la actuación desarrollada dentro del edificio para su puesta en uso, con una inversión total de casi un millón de euros, como parte de una actuación global que supera los siete millones de euros de inversión.
El resultado tras todos estos años de obras, parones, denuncias, es un inmueble de dos plantas con una superficie total construida de 573 metros cuadrados, con varias salas de uso polivalente, concebido fundamentalmente para la protección, conservación y divulgación del yacimiento arqueológico, datado de los siglos XII y XIII, que ocupa aproximadamente una superficie de mil metros cuadrados a los pies de la Alcazaba.
La parte de musealización contará con una inversión de más de 400.000 euros que vendrán a dar a conocer “el origen de la ciudad, su relación con el mar y el puerto, cómo era la vida cotidiana en aquel entonces…”, una temática “inédita en toda España”, como ha calificado Fernández-Pacheco “en un edificio espectacular, con todos los condicionantes para convertirse en un museo de primer nivel, complementando la oferta de otros recursos que hoy ya dispone la ciudad, como el Museo Arqueológico o La Alcazaba”, ha declarado.
El edificio construido consta de dos plantas. La inferior, habilitada con una sala de usos múltiples, una de exposiciones y un centro de recepción de visitantes, con aforo para 112 personas. Y una primera planta abierta a los restos arqueológicos para su análisis e interpretación.
Las salas, dispuestas como piezas sueltas identificadas con distintos colores, admiten un uso flexible y polivalente, por lo que en todas ellas se pueden realizar actividades relacionadas con la interpretación de los restos arqueológicos y otras actividades de tipo cultural, social, etc…
En el edificio se ha integrado un ascensor que facilite el acceso público al nivel de las cuevas existentes que conforman la denominada explanada del Mesón Gitano. El ascensor dispone de un acceso independiente desde el espacio público, que permite su uso sin interferir en el normal funcionamiento del edificio.
Respecto del edificio y las obras incluidas en su adaptación, el arquitecto Ramón de Torres ha defendido su “singularidad” así como las medidas “innovadoras” introducidas en favor de la sostenibilidad. Así, ha hecho referencia al ahorro de energía que vendrán a proporcionar los captadores de energía geotérmica integrados en el inmueble.
De igual forma, ha justificado la “integración que el edificio hace con el entorno gracias a su fachada vegetal, un velo verde que aporta textura, color y vibración, características estéticas complementarias de un proyecto que en su singularidad, y como casi siempre ocurre en toda obra, ha estado siempre abierto a la crítica, a veces olvidando que el edificio hoy protege y cobija unos restos que no tienen parangón”, ha defendido.

Dinamización del barrio Casco Histórico-Pescadería y La Chanca

El alcalde ha asegurado que este proyecto, cuando esté rematado va a “aportar mucho tanto al barrio como a toda Almería”, al ser su principal objetivo ser dinamizador de la zona lo que asegura es determinante desde que fue fraguado este proyecto, lo que enlazaría con la creación de empleo y el desarrollo de actividad económica que vendría a aportar, en este caso, la puesta en uso de las cuevas del Mesón Gitano.
Respecto a las cuevas, que aún no tienen fin claro, Fernández-Pacheco asegura que: “la financiación con la que se ejecutó este proyecto es restrictiva en cuanto a la actuación sobre las mismas”, y aclarando que cualquier decisión precisa de “las necesarias conversaciones y reuniones con la Delegación de Cultura para conocer qué usos son los posibles, antes de dar cualquier paso al respecto”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *